Grave error en peritaje oficial del incendio

Por Lourdes Encinas Moreno

@lojesa

(Publicado en el semanario Primera Plana de Hermosillo, viernes 01 de junio de 2012. Página 1, Página 2)

A tres años del incendio de la Guardería ABC siguen apareciendo irregularidades en la investigación, como que el dictamen de la Procuraduría General de la República (PGR) esté equivocado en cuanto a la posición del “cooler”, señalado como el origen del incendio que mató a 49 niños y dejó lesionados a más de 80.

El pasado 26 de abril, el grupo “Manos Unidas por Nuestros Niños”, que integra a padres de menores que fallecieron y resultaron lesionados en el incendio del 5 de junio de 2009, entregó en Presidencia una carta para Felipe Calderón en el que le hacen saber esta y otras fallas.

En el dictamen de la PGR, se concluye que el “cooler” estaba sostenido por una estructura metálica al techo de la bodega de la Secretaría de Hacienda de Sonora, contigua a la guardería y donde inició el incendio, y al sobrecalentarse sus piezas se fundieron provocando el escurrimiento de metal sobre la papelería ahí almacenada.

El peritaje en cuestión, del cual se obtuvo copia, fue presentado el 9 de junio de 2009 por peritos del Departamento de Incendios y Explosiones, con número de folio 47288, expediente AP/PGR/SON/HER-V/690/2009, dirigido a Alberto Gómez García, Agente del Ministerio Público de la Federación, titular de la Mesa Quinta, Agencia Segunda de Procedimientos Penales, Zona Centro, Delegación Estatal Sonora. En su página 7 dice:

El aparato (“cooler”) se encontraba sujeto a la estructura metálica del techo de la bodega; es decir, colgaba de dicha estructura. El mismo se encontró desprendido sobre el piso, con signos visibles de sobrecalentamiento eléctrico, de lo que se desprende que dicho aparato se encontraba en funcionamiento.

“Este sobrecalentamiento genera la fundición de las piezas internas del aparto (sic) que estaban hechas de aluminio, lo que generó un escurrimiento de metal fundido de arriba hacia abajo, el cual incidió sobre la papelería  y cartón que se encontraba en la   bodega 2”, se afirma en el documento.

Para los padres, el que se haya cometido este error en el peritaje en que se basó la fiscalía federal para realizar las primeras consignaciones, habla de las deficiencias que han rodeado al caso.

“Lo inconsistente de esta conclusión deriva del hecho sobradamente conocido, probado y demostrado, que el “cooler” en cuestión no estaba en ninguna estructura  superior, sino que éste se encontraba sobre una mesa, por lo que si el sobrecalentamiento del motor de dicho “cooler” hizo que éste cayera habría caído directamente al suelo, siendo física y materialmente imposible que tal chispa brincara hacía los documentos que estaban sobre anaqueles, de tal manera que al equivocarse dichos peritos en una circunstancia tan elemental y al mismo tiempo tan importante  hace que todo su trabajo pericial carezca de credibilidad”, expresan los padres en su documento.

El peritaje Smith

Sobre los peritajes, el realizado por el experto estadounidense David Smith que concluye que el incendio no inició por el sobrecalentamiento del motor del “cooler”, sino por flama directa accionada por la mano del hombre, y que fue ratificado por el Juez Primero de Distrito el 30 de agosto de 2011, sigue en el limbo judicial.

Esto porque el juez determinó que se realizará otro peritaje independiente para dirimir la controversia, pero hasta la fecha no se ha encontrado quien lo haga,  pues ni en las instituciones educativas pudieron proporcionar a alguien experto en este tipo de siniestros. Es la explicación dada.

No se investigó una teoría

En la misma carta, los padres también señalan que en el acta circunstanciada levantada por el Agente del MP federal, antes citado, el día del incendio y al interior del inmueble, se hace constar que el entonces subdirector de bomberos, Juan Francisco Matty Ortega, le informó la versión de dos testigos que le dijeron haber visto salir a personas con equipo de soldar de la bodega estatal, ya iniciado el siniestro.

Refieren  en el documento que el agente del MP hizo caso omiso y no realizó ninguna diligencia o actuación ministerial alguna tendiente a corroborar tal señalamiento, pues ni le toma declaración formal al funcionario ni indaga la identidad de los testigos ni lleva a cabo a reconstrucción de los hechos en base a las declaraciones de las últimas cuatro personas que, según las constancias, fueron las últimas en salir de la bodega.

“Ignoramos si su negligente actitud fue por iniciativa propia o si por el contrario, obedeció a una instrucción ordenada por sus superiores, pero que al final revela una falta  absoluta de voluntad y disposición por parte de la PGR para esclarecer y  consecuentemente resolver el caso”, denuncian los padres de familia.

Después hacer saber esto, se citó a declarar a Matty Ortega el pasado 27 de abril, quien confirmó haber recibido tal versión de un testigo  de la tercera edad y haber informado de este a algún funcionario federal, del cual no se acuerda. Sólo recuerda haber hablado en determinado momento con la entonces Subdelegada  de la PGR y dedicarse a apagar el fuego.

Alteración de la escena

En el mismo documento, los padres se refieren a la denuncia presentada por la alteración de la escena del crimen de la que se tuvo conocimiento en julio de 2011, a lo que la autoridad respondió que se trató de un acto vandálico cometido por indigentes, lo que los padres rechazan pues el lugar estaba resguardado y la evidencia removida guarda relación con el origen del fuego.

 “Si relacionamos que la alteración tuvo que ver con la remoción del  aparato de a enfriamiento y la substracción de tres térmicos (…) la alteración de la escena del crimen tiene íntima relación con los dos factores señalados como causantes del incendio, por lo que consideramos un insulto a la inteligencia de que se atribuyan estos actos personas indigentes”, sostienen.

Además, le piden su intervención a efecto de que ordene a la PGR que cumpla con su deber y de una vez resuelva el caso y ponga a disposición de las autoridades judiciales a todas las personas que tienen responsabilidad, sin importar filiación política o condición económica, como al ex director del Seguro Social, Juan Molinar Horcasitas y el ex gobernador, Eduardo Bours Castelo.

En relación a los funcionarios y ex funcionarios de alto nivel, estos se encuentran en calidad de indiciados, esto es señalados dentro del caso pero sin estar aún sujetos a proceso,  y se les tomó declaración en las oficinas centrales de la PGR en las siguientes fechas: Bours Castelo, el 21 de febrero de 2012; Molinar Horcasitas, el  2 de diciembre de 2011, y el mismo día Daniel Karam Toumeh, director del Seguro Social.

Tres años sin justicia

Le recuerdan también que se ha incumplido en la reparación del daño y le reprochan que a tres años del incendio no ha quedado totalmente esclarecido ni han alcanzado justicia.

“Estamos a poco más de un mes para llegar al tercer aniversario del incendio de Guardería ABC de Hermosillo, tragedia que enlutó nuestros hogares y marcó nuestras vidas para siempre y no obstante el tiempo transcurrido desde entonces, todavía seguimos esperando que se nos haga justicia.

Seguimos esperando que la institución responsable de la investigación llegue al total esclarecimiento de los hechos en los  que murieron nuestros hijos, así como también seguimos esperando que todas las personas involucradas sean sometidas a la acción de la justicia y respondan ante la sociedad por sus acciones u omisiones”, reprochan los padres en su carta al presidente Felipe Calderón.

Y, a propósito, un video recordando la promesa de justicia que hizo Calderón… tres años después y nada.