A dos años, la tragedia de abc sigue viva

 Por Lourdes Encinas Moreno

Estamos en la víspera del segundo aniversario del incendio de la bodega de la Secretaría de Hacienda de Sonora, que se pasó a la contigua guardería ABC, subrogada del Seguro Social, provocando la peor tragedia infantil que haya ocurrido en el país y que tuvo origen en una cadena de irresponsabilidad, corrupción, influyentismo y negligencia, mismos motivos por los cuales la tragedia continúa.

El 5 de junio es un día de luto, de dolor. El día que vivimos el infierno en Hermosillo.

De ese día hay qué destacar la valerosa participación de decenas de ciudadanos que ayudaron en el rescate y en el traslado de los niños, ante el colapso de los cuerpos de emergencia, así como los que se solidirazaron con los familiares y se han unido a la exigencia de justicia.

Desgraciadamente, después de eso lo que vimos fue lo que siempre pasa en México ante una tragedia: una grosera manipulación política y la repartición de culpas entre autoridades, como si las responsabilidades también se subrogaran.

La soberbia de Eduardo Bours, la indolencia de Felipe Calderón, la retórica de Gómez Mont, el cinismo de Molinar y Karam, la inoperancia de Eduardo Medina Mora y sus sucesores en la PGR. La cobardía de los dueños. La lucha de los padres de las víctimas, la lucha misma de los niños sobrevivientes por recuperarse.

Porque es de destacar el papel de los padres ABC, que no han cesado en sus actividades, desde marchas, plantones, huelgas de hambre, juicios ciudadanos, presencia en redes sociales. Amén de la lucha jurídica, sólo así han logrado evitarel olvido y con ello que el caso se congele.

Hay quienes los consideran necios, que lucran con su tragedia y hasta les sugieren que mejore se resignen… y aunque así fuera, lo cierto es que 49 niños murieron y otros tantos viven con lesiones físicas y emocionales y ellos merecen que la justicia haga su trabajo que hasta ahora se ha tardado y mucho.

El año pasado, dentro de las discusiones en la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre el caso, el abogado Juan Velázquez, a quien se le atribuye la defensa de Bours, decía en una entrevista en radio 13 que no se podía hablar de impunidad porque hay investigaciones y juicios corriendo.

Técnicamente tiene razón. Pero, no nos hagamos, sabemos muy bien que en México cuando hay voluntad de las autoridades los casos fluyeno o se empantanan. Han pasado dos años y no hay ni siquiera sentencias.

El caso ABC es ejemplo de todo lo malo de México: la corrupción, el influyentismo, la negligencia, la impunidad, la indolencia de la autoridad, la apatía de la sociedad. Demuestra también que en México la justicia no alcalza a los poderosos y a la cárcel van sólo los que no pueden pagar buenos abogados ni fianzas.

Han pasado dos años y la tragedia de la guardería ABC sigue viva no sólo por el dolor de las víctimas, de los deudos y la indignación social, sino también porque esa misma cadena de negligencia y corrupción que la originó no ha sido subsanada ni las responsabilidades castigadas, con toda la sombra de la impunidad encima.

Hoy es un día de luto, de dolor. Hace dos años vivimos el infierno en Hermosillo.

Reconocer a los ciudadanos que ayudaron en el rescate de niños ante el colapso de los cuerpos de emergencia. Fueron héroes.

Así como toda la gente que se solidarizó, que apoyo a los padres en el traslado de hospital en hospital, los que llevaron comida, etc.

Invaluable también la atención brindada en los hospitales Shriners, fue la diferencia de vida y rehabilitación.

Destacar también la labor de los padres ABC, podrán decir lo que quieran de ellos, pero su actividad ha evitado el olvido.

Y por sobre todo, 49 niños murieron y otros tantos viven con lesiones físicas y emocionales y ellos merecen justicia.

Desgraciadamente después de eso vimos fue lo que siempre pasa en México: una grosera manipulación política y la repartición de culpas entre autoridades.

Creí que ante lo grave del caso las cosas serían diferentes. No, las autoridades actúan como si las responsabilidades también se subrogaran.

La tragedia sigue viva porque la cadena de irregularidades que la originó no ha sido subsanada ni las responsabilidades castigadas.

La impunidad se cierne sobre el caso ABC. Las autoridades no responden. La sociedad ya juzgó.


 Alrededor de diez mil personas marcharon en Hermosillo por el segundo aniversario de ABC.