Axan, el precedente legal

Por Lourdes Encinas Moreno

@lojesa

axanHace unos días se hizo pública la resolución de Conapred (Comisión Nacional Para Prevenir la Discriminación) sobre el caso del niño Axan, quien fue suspendido del colegio particular IMARC por llevar el cabello largo, lo que, según su reglamento, sólo le es permitido a las niñas.

Como bien anotó Ruiz Quirrín en una de sus columnas, es Conapred y no la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el organismo facultado para atender casos de posible discriminación entre particulares.

No sé si desde un inicio haya sido el objetivo de la mamá del niño, pero este asunto, lejos de ser un simple conflicto por una regla escolar, se convirtió en un caso de litigio estratégico.

En decir, aquellos en los que, a partir de un hecho individual, se pretende promover un cambio en la ley o en su aplicación, para que tenga un impacto general en la sociedad.

Este caso obligó a que la Conapred se pronunciara y su resolución es muy clara: No se puede condicionar el ejercicio de un derecho constitucional, como es el acceso a la educación, al cumplimiento de un reglamento particular que, además, resulta discriminatorio porque obedece a estereotipos de género.

En pocas palabras, ningún reglamento está por encima de un derecho. Los derechos son irrenunciables.

Con esta resolución se sienta un importante precedente y debería servir para que las autoridades educativas hicieran una revisión general de los reglamentos escolares, muchos diseñados para un esquema familiar, social y legal que ya no existe, que ha evolucionado.

Ése, planeado o no, es el objetivo que persigue este caso. Y ya era tiempo.

resolucionaxan