Por la igualdad salarial

Por Lourdes Encinas Moreno

@lojesa

brechasalarialmexico

Este martes se conmemora en Estados Unidos el Equal Pay Day, una fecha para recordar la disparidad de sueldos que enfrentan las mujeres respecto a los hombres por el mismo tipo de trabajo y de responsabilidades.

La problemática, sin embargo, tiene alcances globales, vale la pena repasar la situación en México.

De acuerdo al Reporte 2015 del Foro Económico Mundial sobre la brecha de género, es decir, la desigualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, México ocupa el lugar 71 de 145 países en el ranking general, una mejoría de nueve puestos respecto a 2014, empujado por el aumento de mujeres en el área legislativa y en posiciones de gobierno.

La mejor puntuación la observa en acceso a la Educación, a la Salud e índice de Sobrevivencia, y el mayor incremento en el empoderamiento político de las mujeres, impulsado por una legislación favorable para ello y las cuotas electorales.

Pero en participación económica y oportunidades, cae hasta el lugar número 126.

El reporte indica que por cada dólar que gana una mujer mexicana, un hombre gana 2.04; de un salario anual promedio de 198 mil pesos de ellas, el de ellos es de 407 mil. Sólo el 15% de las empresas tienen mujeres en altos cargos directivos.

Los altos niveles de acceso a la educación para las mujeres no se están traduciendo en acceso al mercado laboral, donde prevalece una marcada discriminación de género. Esto debe empezar a cambiar.

El camino no hay que inventarlo, el propio reporte lo indica y es el que ya funcionó para abrir camino a las mujeres en cargos públicos: Una legislación y políticas públicas que favorezcan su inclusión en el sector privado, incluso recurriendo a cuotas obligatorias y voluntarias, incentivos a las empresas y facilidades para balancear la vida familiar y laboral.

No es pedir un trato preferencial, es pedir condiciones de igualdad para el grupo que representa la mitad de la población del país. Nada más, pero tampoco nada menos.