Traición al origen

Por Lourdes Encinas Moreno

@lojesa

Conocí a Jorge Morales Borbón allá por 1997, siendo yo una incipiente reportera y él parte de staff de Comunicación Social del Ayuntamiento de Hermosillo.

Después, Jorge regresaría a la reporteada en El Imparcial, diario en el que hizo su carrera periodística y llegó a ser Director Editorial.

De esa época, rescato una entrevista que le hizo la entrañable maestra y periodista Norma Alicia Pimienta, para su libro “Periodismo Escrito en Sonora”, publicado en 2005.

Entonces, le decía Morales:

“La relación entre los gobiernos estatales y El Imparcial tradicionalmente ha sido tensa, porque precisamente los métodos que usa el gobierno para controlar a la prensa -que ahora está más controlada que nunca- no funcionan aquí, no nos controlan con publicidad, no nos controlan con sobornos, no saben otra forma de hacerlo…”.

Incluso, lamentaba la falta de vocación de las nuevas generaciones:

 “Como que ya no existen aquellos periodistas soñadores, que soñábamos con una cobertura o con el reportaje de nuestra vida, hacer historia con una nota”.

Para 2009, ya fuera de El Imparcial, se integró la campaña de Guillermo Padrés a la gubernatura y ya en su gobierno, estrenó el flamante nombramiento de “Secretario de Comunicación Social”.

Fue entonces cuando Jorge se olvidó de todo aquello y empezó a mimetizarse en ese grupo de funcionarios públicos que, durante el sexenio pasado, con la permisividad y el mal ejemplo del gobernador Padrés, se comportaron como unos atracadores.

Más allá de eso, desde esa “Secretaría” se vivió una de las épocas más oscuras de la relación prensa-gobierno.

Desde ahí se lanzaron los ataques más sucios y viles hacia periodistas, hostigando y difamando a quienes ejercieran su derecho a la crítica, con un nivel de vulgaridad no visto antes.

Jorge no se detuvo en atacar a quienes en una época fueron sus colegas de oficio, le dio la espalda al gremio del que salió… traicionó el origen.

Podrá haber a quienes se les esté pasando la mando en los comentarios sobre su detención, pero lo cierto es que ahora está cosechando la suma de agravios que fue sembrando durante los seis años anteriores.

Al final, como el primer -y único- “Secretario de Comunicación” de Sonora detenido por presuntas irregularidades cometidas durante su gestión, Jorge Morales sí logró hacer historia con una nota, pero no como un sueño cumplido, sino como una pesadilla que apenas inicia.