Sonora castigó la corrupción

Por Lourdes Encinas Moreno

@lojesa

padresderrotado

Se empiezan a asentar los números de la elección del 7 de junio de 2015 y la principal lección que se asoma, es que los ciudadanos castigaron con su voto la corrupción, los excesos y la soberbia de los gobernantes.

Queda claro también el desencanto por el sistema y los políticos tradicionales: El contundente triunfo de “El Bronco” en Nuevo León, es una humillación para los partidos, pero ojo, se logró con una votación histórica del 73%.

Eso se demostró también con otros triunfos de candidatos independientes a diputaciones, como Manuel Clouhtier, en Sinaloa, y el joven Pedro Kumamoto, en Jalisco.

Donde no hubo candidatos independientes, la gente optó por alternativas a lo tradicional, por ejemplo: Cuauhtémoc Blanco, que será alcalde de Cuernavaca, y el ex boxeador José Luis Castillo, que será diputado local por el distrito de Empalme.

Es el grito de una ciudadanía harta del sistema tradicional de partidos, que ya tiene qué modificarse y abrirse, por lo menos, a más opciones independientes.

Ni qué decir de la corrupción y los excesos de gobernadores  y alcaldes, aquí me detengo en el caso de Sonora, primero con la derrota del PRI en Agua Prieta, donde la gente le puso un alto al dominio de la familia Terán Villalobos y ya era hora.

En el caso de la gubernatura, el PAN no logró mantenerse ni con todo el derroche de dinero en sus campañas ni con la bajeza de su operativo electoral. Durante la jornada, se comportó como el PRI de los 80’s, pero con instituciones electorales del Siglo XXI y ciudadanos mucho más informados y con más armas para vigilar, denunciar y reclamar… contra eso, simplemente no pudo.

Los agravios que el gobierno de Guillermo Padrés Elías sembró a lo largo del sexenio en todos los sectores de la sociedad, le fueron cobrados el domingo.

Queda demostrado que los sonorenses pueden no salir a manifestarse en las calles, pero usan la mejor arma que un ciudadano tiene para castigar un mal gobierno: El voto. Lo hicieron en 2009, lo refrendan este 2015.

Esa lección la deben comprender el PRI y Claudia Pavlovich: La gente no les está dando un cheque en blanco, les vuelve a dar la oportunidad de demostrar que pueden hacerlo mejor.

Y una de las primeras cosas que se esperan es que se castiguen las acciones irregulares de las autoridades salientes, que tienen al estado en una precariedad administrativa. Reconciliación política, sí; borrón y cuenta nueva, no.

Guillermo Padrés sabe que perdió, lo que hace al cuestionar los resultados es ganar tiempo. Como antecedente, recordar que en 2003 y en 2009, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación validó el resultado de las elecciones de Sonora… Hoy, siete puntos de ventaja son contundentes, más que los cinco que tuvo Padrés y el uno de Bours.

prepfinal2015