¿Y la justicia dónde esta? -reseña-

Reseña de Alán Aviña para Mambo Rock,

publicada el 11 de marzo de 2015.

http://mamborock.mx/y-donde-esta-la-justicia-49-razones-para-no-olvidar/

49razoneshorizontallAl terminar de leer el capítulo seis del libro 49 razones para no olvidar, de Lourdes Encinas Moreno, me quedó en la mente una interrogante: ¿Entonces, para el Estado mexicano, quién es el culpable del incendio de la Guardería ABC?

49 razones…, libro de Encinas Moreno, experimentada periodista en el semanario Primera Plana y Ehui.com, documenta la tragedia más dolorosa en Sonora, no sólo por las víctimas, 49 niños que murieron injustamente, si no también, porque demuestra que la justicia en México es un tema torcido, síntoma de la podredumbre de un sistema político rapaz y corrupto.

El libro, nos lleva de la mano por los vericuetos de la tragedia. Descubre, analiza, pregunta y aclara muchas dudas que para los no expertos en el tema son trascendentales. Lo más valioso de la publicación, es que retoma todas las voces, todas las perspectivas y expone datos, resultados de indagatorias, contenidos de peritajes y las triquiñuelas legales que desde el gobierno se orquestaron para que los funcionarios de alto rango quedaran eximidos de toda culpa.

Sin embargo, no podemos leerlo sin sentir el dolor de los padres, su ímpetu de lucha y sus demandas. Como bien advierte la autora, no puede escribirse, y agrego yo, leerse, un libro como este sin un nudo en la garganta. Por eso es necesario, útil para documentar nuestro pesimismo en los órganos de justicia, en el clero, en los políticos, que como bien lo ilustran estas páginas, usaron la tragedia para sus dividendos electorales.

El caso de la Guardería ABC es reflejo de mucho de lo malo que pasa en México, reza el resumen de la contraportada del libro. Continúa diciendo que este libro está llamado a trascender, es un relato de las irresponsabilidades, de la impunidad y de la sórdida lucha por ganar unas elecciones, finaliza. No podemos estar más de acuerdo.

El libro, de 347 páginas, expone lo que atinadamente resume su contraportada. Así, capítulo a capítulo, leemos cómo la guardería era una trampa mortal, con falta de equipamiento y mobiliario. También, encontramos la falta de responsabilidad de las instituciones para resguardar las guarderías de estos siniestros. Ni el IMSS, ni protección civil, ni ninguna otra institución, revisó que las medidas funcionaran adecuadamente. No lo hicieron porque no estaba en sus funciones y porque la ley, que regulaba el sistema de guarderías era muy ambigua en ese aspecto.

Detalla las relaciones de los dueños de la guardería con personajes del clero, de la política y del empresariado sonorense. Mismas relaciones que sirvieron para que no hayan pisado la cárcel. Expone el sesgo de la justicia para condenar y llevar ante los tribunales y a la cárcel a los funcionarios involucrados del IMSS, de la Secretaría de Hacienda, de Protección civil y del departamento de bomberos. La justicia encontró su nicho en los funcionarios menores, quienes fueron acusados de una tragedia que nunca tocó el techo de los involucrados.

Por eso, parecería que no hubo culpables, por que quienes fueron señalados como tal y llevados a la cárcel, tenía una mínima responsabilidad, o casi nula, en el cuidado de la guardería, de sus instalaciones y de los sistemas de emergencias. Mientras tanto, los artífices del sistema de subrogación de guarderías –donde un ministro de la Suprema Corte denunció como un desorden generalizado-, fueron librados de toda culpa.

Cuando casi se cumplen seis años del incendio, el libro nos deja ver que el camino hacia la justicia sigue siendo largo, pero que por la memoria de 49 niños, es necesario no amainar.

Es indispensable leer 49 razones para no olvidar, un libro bien documentado, que explora todos los temas, un importante trabajo periodístico que vale la pena consultar.