En Sonora, la elección la arriesga el gobernador

Por Lourdes Encinas Moreno

@lojesa

En los estados de Guerrero y Michoacán, se han detectado los principales focos rojos para las elecciones del próximo 7 de junio, dada la inestabilidad provocada por el crimen organizado, la presencia de autodefensas y los llamados a boicot de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa y los grupos radicales de maestros.

También por el clima de violencia, se prenden alertas en Tamaulipas, Veracruz y algunas zonas de Chihuahua y el Estado de México.

Sin embargo, hay un estado en el que es el propio gobernador el que está poniendo en riesgo el correcto desarrollo del proceso electoral… sí, me refiero a Sonora y la táctica es ahorcar financieramente a los organismos electorales.

Desde principios de año, la presidenta del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEE), Guadalupe Taddei Zavala, hizo público que el Gobierno del Estado no les estaba entregando en tiempo las ministraciones, incluso había un adeudo del año pasado.

En la visita del presidente del Instituto Nacional Electora (INE), Lorenzo Córdova Vianello, el pasado 23 de marzo, el gobernador Guillermo Padrés Elías, se comprometió con él a ponerse al corriente con los adeudos.

Otra vez, faltó a su palabra.

En su columna del 16 de abril, Francisco Javier Ruiz Quirrín dio cuenta que 98 capacitadores y 15 supervisores del INE, que trabajan en la preparación de funcionarios de casilla, protestaron ante el anuncio de que recibirían sólo la mitad de la quincena. Su sueldo, lo aportan entre la delegación del INE y el IEE … no se necesita ser genio para darse cuenta de qué lado se falló.

En la más reciente edición del Semanario Primera Plana (24-30 de abril), se revela una carta que dirige Taddei Zavala a Padrés Elías reclamando el adeudo persistente de 96 millones de pesos, que data desde 2014 y desde la segunda quincena de marzo de este año. Y le advierte que eso está poniendo el riesgo la elección:

 “…es evidente que el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana se encuentra comprometido para poder realizar las actividades y atribuciones, así como obligaciones que le fueron constitucionalmente conferidas para preparar, desarrollar y calificar las elecciones de Gobernador, diputados por el principio de mayoría relativa y de representación proporcional, así como de ayuntamientos en nuestra entidad, lo que supone un riesgo en el procedimiento legal de la renovación periódica de los poderes del Estado”.

Además de la asfixia financiera, desde el Gobierno del Estado se opera una campaña paralela a la del PAN, desde la que salen los peores ataques contra la candidata del PRI y todo aquel que asuma una postura crítica hacia los candidatos  oficiales, incluidos periodistas. También, han logrado control sobre cuatro de los siete consejeros del IEE y el presidente del Tribunal Estatal Electoral.

Así las cosas en Sonora, donde el propio gobernador propicia los focos rojos en la elección, como uno de los últimos intentos para no soltar el poder, a través de su delfín, y no enfrentar las responsabilidades que deriven de su gestión.

Lo inexplicable de esto que es que no haya autoridad superior que le ponga un alto.

Actualización: Anoche,  la presidenta del IEE informó que el Gobierno del Estado le abonó y el adeudo bajó a 43 millones de pesos.