Twitter, mi nueva libreta de apuntes

 

Por Lourdes Encinas Moreno

Fue mi amiga Koky (y entonces editora del medio en el que trabajábamos) quien me convenció de entrar a Twitter y finalmente lo hice en febrero de 2009 (lo sé, algo tarde).

Al principio tuiteaba sólo contenido del trabajo que hacía (link de notas, columna, videos) y la verdad casi nadie me hacía caso.

Fue hasta que empecé a interactuar con los usuarios e incluso conocerlos en sus eventos, cuando asumi la experiencia de hacer comunidad.

Conforme ganaba la confianza de mis seguidores empezaron a enviarme tips y me avisaban de cosas, porque Twitter es una excelente herramienta de monitoreo, sabiendo a quien seguir y verificando siempre la información.

También a sugerirme temas, preguntas o manifestar su desacuerdo a algún trabajo que no les haya gustado. Aunque nos golpee el ego a los periodistas, esa interacción es muy valiosa.

En un post anterior comentaba la importancia de contar con un dispositivo móvil con plan de datos como herramienta para reportear y poder informar desde el lugar de los hechos.

Así fue que un día, mientras cubría una marcha ciudadana, me di cuenta que seguía con mi cuaderno bajo el brazo y que mi timeline de Twitter se había convertido en mi nueva libreta de apuntes.

 Mediante tweets, concentraba lo más importante de la información, compartía fotos y videos. Esto sin que necesariamente “quemes” la nota y luego ya no visiten tu sitio.

Pues tuitear “extras” que no son materia de nota, como una crónica del ambiente en el evento, quién llega, quienes se saludan, sobre la organización, etc. Tus propios seguidores te van marcando la pauta de lo que les interesa.

En mi experiencia les digo que Twitter es un excelente espacio para informar, monitorear y compartir y como reportero sirve además para ir concentrando ideas y activar la adrenalina, en especial para coberturas en tiempo real (que serán tema de otro post).

 Y, bueno, es así que me fui convirtiendo en “twitteraholic” y a escuchar a Koky decirme que había creado un monstruo.

 

 

Hasta la próxima.

 

encinaslourdes@gmail.com

@lojesa