Los periodistas y los que hacen Internet

wordle blurb big

Por Lourdes Encinas

@lojesa

En 1997, cuando empecé a reportear, las computadoras eran aún cosa nueva en las redacciones. El Internet apenas se asomaba.

En mis inicios aún me tocó salir a giras y tener qué escribir la nota a mano y dictarla por teléfono y que los rollos fotográficos se enviarán por carro o avioneta para que los llevaran a revelar.

Todavía en el 2001, en la primera gira de Vicente Fox a Sonora, me tocó que la sala de prensa se instalara con máquinas de escribir Olivetti.

Las cosas se mantuvieron así hasta entrada la primera década de este siglo. El Internet se popularizó, aparecieron las cámaras y grabadoras digitales y teléfonos inteligentes.

En 2009, después de que Chema, quien era mi editor de video, me presumiera a diario su iPhone, decidí darle una oportunidad y descubrí una poderosa herramienta para reportear (*inserte la marca de su preferencia*).

Empecé tomando fotos; cuando el camarógrafo se tardaba, grababa videos; envíaba adelantos o la nota completa (que antes se hacía por SMS) y actualizaba en tiempo real en redes sociales. Todo esto a ponía feliz a @Talya, mi entonces editora.

Luego las redes sociales provocaron un cambio en las redacciones, la relación con los lectores y también la forma de reportear. En lo personal, tengo muy claro el momento en el que me di cuenta de que mi libreta de apuntes había sido sustituida por mi timeline de Twitter.

En muy poco tiempo han venido más cambios y surgido más herramientas y tendencias, que también nos obligan a los periodistas a estar en constante actualización… bueno, si no te quieres empolvar.

Aquí retomo algo del post de @manueldr sobre lo obsoleto de los modelos educativos. Por ejemplo, en las escuelas de comunicación y periodismo ya deberían integrar en los planes de estudio programación y diseño web 101, no para que los futuros periodistas egresen escribiendo código, pero sí para que estén más familiarizados con los procesos y se vaya cerrando la brecha con los programadores y desarrolladores, de los que hoy en día debemos ser aliados.

Y eso debe traducirse también a las redacciones porque no es fácil seguir el paso de todas las tendencias que vienen y ha llegado el momento en el que tampoco podemos hacerlo solos, es necesario integrar la experiencia periodística con la técnica.

Así como en un momento surgieron las parejas reportero-fotógrafo / reportero-camarógrafo, ahora hay hacer equipo con la “gente que hace Internet”, como les dice @jorgepistola. Hay muchas posibilidades para el desarrollo de productos periodísticas y por las tendencias de periodismo de datos, asistido por hackers y lo que venga, que requiere que hablemos en un mismo idioma.

Publicación original en: sieteenpunto.com